Libro: American girls

01/06/2017

Nancy Jo Sales, redactora de la revista Vanity Fair, ha entrevistado a un buen puñado de chicas, para explorar la vida secreta de las adolescentes de Estados Unidos bajo la luz de sus identidades en Facebook, Snapchat, Instagram, Tinder, Yik Yak, etc. El caso de Estados Unidos no es la realidad global, pero tampoco resulta tan difícil extrapolar el caso de estas chicas para entender cómo se relacionan hoy en día las adolescentes de los países occidentales, especialmente en los ambientes donde las TIC tienen gran implantación.

“American girls” no es un libro de lectura agradable, porque la realidad que presenta de las adolescentes de hoy no es agradable. Es más, es un libro nada recomendable para lectores más sensibles. Pero la realidad que presenta merece ser tenida en cuenta y Sales la saca a la luz sin tapujos, lo que puede resultar hasta escabroso, porque es duro y real.

¿Qué ha cambiado en las relaciones entre adolescentes?

De acuerdo con Sales, la constante exposición a la que se someten las adolescentes en las RRSS las lleva a conducirse por el juicio constante del "Me gusta". Esto les impone, en los momentos de la vida en que son más vulnerables, modelos de conducta de "celebridades" como Kim Kardashian —la musa del siglo XXI— que por sexy se convierte en reina de esta codiciada moneda: Like.

En este contexto, caen con frecuencia en la angustia, desórdenes alimenticios y hasta depresión. Y conducidas por estas reglas, ser víctimas de extorsiones a base presión por parte de chicos y chicas es demasiado sencillo: "Mándame tu foto desnuda”; "si no me mandas una foto desnuda, subo una de otra y digo que eres tú”. Viven una vida virtual absorbente, donde los peligros son reales.

Y si bien es cierto que los púberes siempre se han interesado por el despertar sexual en sus organismos, también lo es que “nunca antes tuvieron tantas formas de expresarlo entre ellos, en cualquier momento del día, sin que importe dónde se encuentren. Ni siquiera tienen que estar juntos”. Pero más dramático aún es que ante la oportuna pregunta de por qué no abandonan las RRSS que les destrozan la vida, la autora del libro sólo obtiene esta respuesta: “Porque no tendríamos más vida”.

 

Sexo y anonimato

Las nuevas adolescentes practican el sexting hasta en clase y se encuentran con perfectos desconocidos a través de apps. Es lógico que la ansiedad y la depresión crezcan entre aquellas que no se consideran sexualmente atractivas. Para colmo, la promesa del anonimato de algunas redes sociales sólo invita a aumentar la inquietud por presentarse más provocativamente confiando en estar protegidas por ese ligero velo.

Se entiende el éxito de redes como Yik Yak , el “Twitter anónimo”, que es una de las más difundidas entre estas jóvenes. Hay conversaciones en las cuales los usuarios falsifican sus identidades anónimas, porque así consiguen un lugar propicio para el sexting donde compartir sus propios desnudos. "En las RRSS, por la repetición extendida de los términos pornográficos, se vuelven rápidamente normales cosas que alguna vez podrían haber sido consideradas intolerables o perturbadoras” argumenta Sales. Y es que esta actitud conduce a la normalización de conductas realmente anormales.

Entrevistando a cuatro amigas, la periodista les pregunta por qué suben fotografías provocativas sabiendo el daño que puede hacerles, aún a expensas del supuesto anonimato: ”Más provocativa equivale a más 'Me gusta'. Atrae a más chicos y obliga a otras chicas a pensar en hacerlo, por la atención. Son adictas a la atención“.

Lo que atrae al público es el efecto viral de los contenidos de naturaleza sexual, que de hecho se centra en las imágenes de mujeres jóvenes desnudas, algunas de ellas adolescentes. Y eso genera un auténtico incendio que se expande por la Red, la idea de que hay algo ahí fuera que se debe conocer y compartir, a menos que uno quiera quedar fuera de la conversación. Y el premio al mejor contenido es un “Me gusta”, por el que las chicas compiten enloquecidas para no quedarse sin medalla.

 

Ser hot o no ser hot

La autora de “American girls” piensa que esta cultura de los medios sociales está íntimamente vinculada al modo de funcionar de Silicon Valley. Sales no lo considera el mundo genial de los superdotados, sino un universo machista.

Para dar un ejemplo de cómo esa cultura impregna el código mismo en que se escriben las aplicaciones, y por ende afecta la vida de las adolescentes a diario, Sales habla del concepto de creado por la red social Hot or not. Hoy ya no sólo es una red expandida, sino que es común como un concepto, y eso que nació en el año 2000 como un simple sitio para calificar fotografías, creado por dos ingenieros de Silicon Valley. La idea es clara: si quieres ganar en popularidad procura ser más hot. ¿Sabían ustedes que la idea original de YouTube era exactamente la misma pero en formato vídeo? Pues ahí va un dato interesante.

 

¿No hay otra opción?

Para la mayoría de las chicas las RRSS son su hábitat natural: "Estamos ahí 24/7", "Es todo lo que hacemos". Adictas a esta tendencia, “muchas jóvenes sienten casi continuamente la presión de ser consideradas hot”. Porque las redes son también eso y ninguna chica quiere ser invisible aunque tenga que mostrarlo literalmente todo para conseguir un simple “Me gusta”.

Sales no ofrece ninguna propuesta de cambio clara, pero sí da un toque de atención: sociedad, ingenieros informáticos, famosos, padres, adolescentes, youtubers… Todos debieran sentirse llamados en este libro. Aunque no proponga una estrategia para cambiar de actitud, su estilo provocativo y urgente no deja indiferente al lector. En el peor de los casos al menos les abrirá los ojos ante la seria responsabilidad con la que cargan.

Aún sin necesidad de leerse las más de 300 páginas del libro, donde abundan desgraciadamente episodios deplorables de acoso sexual a todos los niveles —camuflados siempre con trapos de libertad y adolescencia—, cualquiera puede captar de una reseña tan sencilla como esta, que las RRSS a las chicas de hoy en día no les están dando otra opción que la de ser artículos de venta sexual. Y eso es lo que hay que cambiar.

Puede comprar el libro aquí

Read more

Películas 2019; perfectas para pasar un rato en familia

02/12/2019
PELÍCULAS DE 2019 PARA PASAR UN RATO EN FAMILIA EN NAVIDAD KLAUSS (película española, original de Netflix) Se [...]

Llega la nueva plataforma de videojuegos que no necesita consola

10/11/2019
Una nueva manera de jugar a los videojuegos, como nunca hayamos visto antes. Ya tenemos a nuestro alcance la [...]

Libro: Irresistible

19/02/2018
Irresistible: ¿Quién nos ha convertido en yonquis tecnológicos? Autor: Adam Alter Adam Alter es el psicólogo [...]