Un mejor Internet comienza contigo

06/02/2018

Como cada año, este mes de febrero se celebra en más de cien países el Día Internacional del Internet Seguro. El lema para esta edición es bastante sugerente: “Crea, conecta y comparte respeto: Una mejor Internet comienza contigo”. Un buen llamado de atención para que los implicados en la educación de los más jóvenes pongamos de nuestra parte para hacer de la Red un mejor lugar para todos. Pero especialmente para la población más vulnerable: los niños.

 

Esta efeméride, que enmarcará decenas de eventos alrededor del mundo, puede ser el momento ideal para detenernos a pensar en diversos modos que conduzcan a conseguir este objetivo. Repasemos algunas de las que están al alcance de cualquiera. 

 

  1. Crear contenido positivo: como sugiere el slogan, la mejor manera de transformar Internet es comenzar por los contenidos que nosotros mismos generamos. Enseñar a los más jóvenes a escribir bien, a dirigirse a los demás con respeto, a transmitir ideas que construyan, puede ser un gran primer paso.
  2. Conectarse con amigos y conocidos lejanos. Internet ofrece una ocasión única en la historia de la humanidad para mantenerse en contacto con los seres queridos que están lejos de nosotros. Un buen modo de ayudar a los más jóvenes es fomentar la amistad en dos sentidos: estando atento (físicamente) a los que están cerca, y estando conectado con los que están lejos.
  3. Compartir lo bueno. Las Redes Sociales, los foros, los blogs, son plazas públicas digitales donde se transmiten todo tipo de ideas. Fomentar su uso no sólo de manera pasiva, sino creando y compartiendo buenas ideas, es otra manera de aportar un pequeño ladrillo en la construcción de una Red más segura.
  4. Explicar a los niños los riesgos de compartir información personal. El viejo adagio de las abuelas “no hables con desconocidos” tiene también una aplicación en la vida digital. Como decíamos, Internet es un gran sitio para mantenerse conectado, pero es necesario ayudar a los niños y adolescentes a no caer en la ingenuidad. Compartir información personal de sus familiares, de ellos mismos, de sus actividades diarias, no es una buena idea. Como es lógico, esta sugerencia cuenta igual para los adultos.
  5. Estar atentos a los spam y malware. Todos tenemos la experiencia de haber recibido correos electrónicos en los que nos anunciaban que éramos los afortunados ganadores de una lotería o que habíamos heredado la fortuna del príncipe de una tribu de Nigeria. A muchos nos entra la risa al recibirlos y los suprimimos inmediatamente, pero los más jóvenes pueden no tener todavía el criterio suficiente para darse cuenta de que estos mails son un fraude. Es bueno explicarles que no deben abrir los archivos adjuntos y que es mejor borrar esos correos inmediatamente.
  6. Activar los controles de seguridad en los navegadores. Google Safe Search, el modo restringido de Youtube… Internet mismo nos ofrece las herramientas para controlar el contenido que recibimos. El centro de seguridad de Google ofrece consejos muy útiles a este respecto.
  7. Bloquear a los “haters” o a los sospechosos. No es necesario rebajarse a contestar un insulto o darle largas a una conversación con un desconocido. Lo mejor siempre es enseñar a los jóvenes a bloquear a todo usuario que les esté generando incomodidad y a hablar del tema con sus padres.
  8. Mantener las apps actualizadas. Visitar Google Play sólo para descargar las apps no es buena idea. Generalmente, la versión más reciente de cada aplicación suele ser la mejor protegida. Tener actualizadas las aplicaciones y descargarlas siempre de fuentes seguras y oficiales mantiene las puertas traseras cerradas y evita fallos en general.
  9. Evitar las contraseñas obvias y no usar siempre la misma. Tener sentido común hace parte de las cualidades esenciales que necesita un usuario de Internet para navegar de forma segura. Descubierta una contraseña, descubiertas todas. Por eso, tener contraseñas distintas y huir del clásico “1234” exigirá un esfuerzo de memoria, pero nos evitará dolores de cabeza.
  10. Los padres, el primer pilar. Los niños y adolescentes, aunque a veces no lo reconozcan, tienen en sus padres el modelo a seguir. Se fijan en todo e imitan sus conductas. Por eso, antes de pensar en candados y filtros, los padres deben revisar cómo están dando ejemplo a sus hijos con el uso de la Web. Ese será el mejor modo de hacer de Internet un lugar mejor.
Read more on Familia y tecnología

Read more

Fortnite y los debates fronterizos

16/08/2018
¿Quién, dónde y cómo debe decidir dónde poner una frontera? ¿Qué línea de conducta, qué criterio se debe [...]

Datos y preguntas sobre tecnología y empatía

06/07/2018
El Pew Research Center ha publicado los resultados de una encuesta realizada este año a un grupo de casi 800 [...]

Los padres distraídos, un reto para los más chicos

23/06/2018
Hablar por teléfono con las amigas. Revisar el mail. Contestar mensajes de WhatsApp. Leer los titulares del [...]