Replika es... ¿tu gemelo digital?

01/03/2019

Cuando en noviembre de 2015 falleció su mejor amigo, seguramente Eugenia Kuyda no imaginó que de aquel momento difícil acabaría naciendo una aplicación que ha dado mucho que hablar en el campo de la inteligencia artificial. Kuyda desarrolló primero Roman, una versión digital de su amigo a partir de los miles de mensajes que se habían cruzado en vida. Después, en marzo de 2017, vio la luz Replika, un compañero virtual que, a través de la conversación, pretende construir nuestro otro yo digital. “Si te sientes deprimido, ansioso, o simplemente necesitas alguien con quien hablar, Replika está disponible para ti las 24 horas del día, los 7 días de la semana”, leemos en su web.

 

Replika es gratuita y está disponible para iOs y Android (aunque, por ahora, solo en inglés). Cuando se instala es como una pizarra en blanco; le pones un nombre y, a partir de ahí, empieza la conversación. Replika aprende de cualquier respuesta o feedback que recibe, porque también se pueden evaluar sus comentarios o darle acceso a nuestras redes sociales. Sus algoritmos nos van conociendo y, a juzgar por las puntuaciones, logra buenos resultados. El año pasado, la aplicación contaba ya con dos millones y medio de usuarios, la mayoría jóvenes entre 18 y 25 años.

 

El desarrollo de la inteligencia artificial está planteando muchas cuestiones, también en el ámbito educativo. El uso que puede a darse a aplicaciones como Replika es muy variado: desde los más sencillos, como practicar inglés, hasta otros más delicados, como el de convertirse en una especie de legado digital, un gemelo que nos sobreviva y con el que puedan relacionarse nuestros seres queridos. Desde luego, en el caso de Replika la seguridad es un punto crítico, que sus desarrolladores dicen resolver garantizando la privacidad y la posibilidad de eliminar en cualquier momento los datos que la aplicación haya almacenado sobre el usuario.

 

Desde el punto de vista educativo, un punto particularmente importante en el caso de Replika es la cuestión de la “empatía artificial”. ¿Se puede simular la conexión empática, la amistad, el amor? La experiencia, y también algunos estudios, señalan que aquí se juega mucho de lo que llamamos felicidad: sabernos acompañados, apoyados, y corresponder a ese afecto. Para autores como Sherry Turkle, el desarrollo de estos “compañeros virtuales” es un síntoma preocupante, porque esconde cierta incapacidad de descubrir la dinámica de las relaciones humanas, compleja y maravillosa al mismo tiempo. “Nunca existirá una era de intimidad artificial”, dice Turkle, quien –¡al igual que Kyuda, la creadora de Replika!–, defiende la conversación como terreno (insustituible) para crecer en las habilidades que nos permiten conectar con los demás*. En este sentido, Replika no tiene por qué ser un mal invento.

 

*En el artículo "Datos y preguntas sobre tecnología y empatía" recogemos algunas ideas sobre el uso de la tecnología en pro de la conversación.

Read more

TikTok: la red social que ha batido récords en 2018.

22/03/2019
Hasta agosto del año pasado se llamaba Musical·ly , y ahora es la red social del momento, sobre todo entre [...]

Pequeños avances hacia una tecnología más humana

04/03/2019
El equipo del Center for Humane Technology está formado por ex-profesionales de la industria tecnológica: [...]

¿Qué son los booktubers? Entrevista a José Martín Aguado

17/01/2019
José Martín Aguado es profesor de secundaria en un colegio de Madrid. Se ha dedicado al marketing y la [...]