Por qué no importa (tanto) la edad del primer móvil

30/05/2018

¿Quién se acuerda del día en que sus padres le dejaron ir solo al colegio por primera vez? ¿Y de la primera tarde de cine con sus amigos? ¿Y de la primera noche fuera de casa? Seguramente fueron momentos especiales, emotivos, pero no es raro que hayamos olvidado las circunstancias precisas en que tuvieron lugar. Aquellas decisiones de nuestros padres, el darnos permiso por primera vez para un "paso importante", se situaban dentro de un proceso que abarcaba todo nuestro crecimiento: la educación que nos daban, día tras día, con su estar ahí que se manifestaba en mil detalles.

Quien se dedique a la enseñanza habrá observado que, en los últimos años, la pregunta por la edad más adecuada para dar a un chic@ el primer móvil aparece por activa y por pasiva. Muchos padres y profesores perciben los peligros que puede suponer un dispositivo con acceso a internet para una persona que está creciendo: desde la falta de concentración hasta las dificultades para relacionarse cara a cara, pasando por el bullying, la pornografía o la excesiva atracción de los videojuegos. En Interaxion también tenemos experiencia, y se entiende la inquietud. Pero dar excesiva importancia a esta pregunta, si no se tiene en cuenta el proceso que supone toda buena educación, puede ser perjudicial para los padres, o incluso ocultar carencias graves.

¿Por qué no importa tanto la edad del primer móvil? Porque el éxito o fracaso de la tarea educativa no puede depender de una decisión puntual. No estamos diciendo que dé lo mismo a los 11 que a los 15, sino que -en ambos casos- el triunfo depende del acompañamiento que se brinde antes, durante y después. Devorah Heitner, fundadora de Raising Digital Natives, lleva años enseñando a padres de familia a aprovechar las oportunidades educativas que ofrece el uso de las tecnologías. Nadie diría que es partidaria de apartar a los chicos de los dispositivos -todo lo contrario-, pero sabe que educar es tarea de todos los días, que no hay App que nos pueda sustituir en eso. En este contexto, también tiene sus reflexiones sobre la edad del primer móvil.

De acuerdo. Pero entonces, ¿cuándo? Algunos lo dicen así: "cuando tu hijo sea capaz de mantener la habitación ordenada". Es decir, cuando tenga un cierto hábito de orden, porque un móvil con internet pide disciplina: es una ventana hacia todo tipo de realidades. Pero a otros esta respuesta no convence, quizás porque han tenido una experiencia negativa -y prefieren esperar todo lo posible- o porque piensan que hay asuntos prioritarios y deciden darlo antes. Las posibilidades son muy variadas, y sin duda hay principios generales (por ejemplo: cuanto más pequeños, más vulnerables). Pero vale la pena tener en cuenta que, más allá de que se acierte o no con el momento, el éxito a medio y largo plazo depende de saber acompañar, hacer pensar y aprovechar los conflictos para crecer

En Interaxion tuvimos recientemente un encuentro con periodistas sobre educación y tecnologías. Tocando estos temas, una de las presentes contaba una conversación con su hijo que le insistía para tener su primer móvil. La conclusión era clara: los conflictos son incómodos, pero afrontarlos con actitud positiva, descubriendo la oportunidad que nos ofrecen, es el único modo de enseñar a crecer. ¿Nos lanzamos a dar la vuelta a esa primera reacción?

Especial de Empantallados sobre el primer móvil

Read more on Familia y tecnología

Read more

Fortnite y los debates fronterizos

16/08/2018
¿Quién, dónde y cómo debe decidir dónde poner una frontera? ¿Qué línea de conducta, qué criterio se debe [...]

Datos y preguntas sobre tecnología y empatía

06/07/2018
El Pew Research Center ha publicado los resultados de una encuesta realizada este año a un grupo de casi 800 [...]

Los padres distraídos, un reto para los más chicos

23/06/2018
Hablar por teléfono con las amigas. Revisar el mail. Contestar mensajes de WhatsApp. Leer los titulares del [...]