Pequeños avances hacia una tecnología más humana

04/03/2019

El equipo del Center for Humane Technology está formado por ex-profesionales de la industria tecnológica: expertos que conocen de primera mano el patrón que suele seguir el diseño de las aplicaciones y quieren reconducir "La carrera por la atención". Su fundador, Tristan Harris, exponía recientemente en una conferencia interesante y breve (25 minutos) los motivos de fondo que inspiran el movimiento y los pequeños avances que se han logrado en los últimos meses.

 

Harris conoce el arte de la persuasión desde que era niño gracias a la afición por la magia. Años después estudió en el "Laboratorio de Persuasión Tecnológica" de la Universidad de Stanford -allí coincidió con los fundadores de Instagram- y fue uno de los primeros "diseñadores éticos" de Google, donde trabajó tres años. Es un buen orador y líder de un equipo que está logrando concienciar a millones de personas sobre la importancia de una reorientación del desarrollo tecnológico:

 

  • ¿Qué se está diciendo? La industria tecnológica se ha regido mayoritariamente por el criterio de maximizar el tiempo de atención de los usuarios, ya que es un factor directamente ligado al beneficio económico de las empresas. Esto ha llevado a lo que se llama "la carrera por la atención": dado que la atención humana es un recurso limitado, parece que cualquier estrategia de persuasión es válida. Ejemplo: Harris cuenta que en el Center for Humane Technology trabaja Guillaume Chaslot, ingeniero que trabajó en el desarrollo de las "Recomendaciones" de Youtube. En febrero de 2018, el CPO de la red social afirmaba que el tiempo medio de una sesión de vídeos de Youtube desde el móvil dura 60 minutos, precisamente a causa de las recomendaciones que ofrece la aplicación. ¡El 70% del tráfico que mueve Youtube (mil novecientos millones de usuarios) se explica por esas recomendaciones!

 

  • ¿Por qué se dice? La naturaleza humana, explica Harris, es vulnerable desde muchos puntos de vista: psicológico, afectivo, etc. Reconocerlo puede parecer humillante o exagerado, pero la ciencia no deja dudas de que es muy fácil "piratear" nuestro cerebro. El desarrollo de muchas aplicaciones tecnológicas se basa en un conocimiento profundo de estas técnicas, con las que se generan distintos grados de adicción en los usuarios y se vuelve fácil hasta el manipular las ideas. Ejemplo: el negocio de las slot machines (o máquinas tragamonedas) es más rentable en EE.UU. que la industria del cine y el baseball juntos. La lógica de estas máquinas se basa en la regla de ofrecer una recompensa variable y aleatoria a cambio de una pequeña cantidad de dinero. Esta misma lógica está presente en las principales aplicaciones informáticas (sobre todo, redes sociales). Por eso miramos el teléfono 150 veces al día de media: le damos una pequeña moneda de tiempo a cambio de una recompensa variable y aleatoria (un nuevo mensaje, un like, etc.). Otro ejemplo: si una niña de 10 años empieza a ver un vídeo en Youtube sobre dietética -explica Chaslot- las recomendaciones le ofrecerán vídeos sobre anorexia. No es que haya nadie que lo pretenda voluntariamente, sino que el análisis de los datos de que dispone Youtube le dice que es la mejor manera de conseguir que siga invirtiendo tiempo en la aplicación.

 

  • ¿Cómo se puede mejorar la situación? En el Center for Humane Technology lo tienen claro: "nadie quiere una tecnología así. Lo que significa que realmente todos estamos en el mismo equipo: Team Humanity, para realinear la tecnología con los mejores intereses de la humanidad". Su trabajo se está concentrando en la concienciación a distintos niveles: gobierno, industria, colegios, familias. En 2018 se han logrado algunos avances: Google y Apple lanzaron iniciativas de "bienestar digital", ofreciendo herramientas para que los usuarios puedan gestionar mejor el tiempo de pantallas; Mark Zuckerberg comenzó el año aceptando el reto de que el tiempo de los usuarios de Facebook fuera time well spent (un concepto ideado por Harris); nació la iniciativa Truth About Tech, que incluye una campaña para llegar a más 50.000 escuelas. Por lo demás, el Center for Humane Technology ofrece material abundante para profundizar en el problema, así como recursos muy prácticos para que cada uno pueda "tomar el control" en el uso de las tecnologías digitales.

 

Read more

TikTok: la red social que ha batido récords en 2018.

22/03/2019
Hasta agosto del año pasado se llamaba Musical·ly , y ahora es la red social del momento, sobre todo entre [...]

Replika es... ¿tu gemelo digital?

01/03/2019
Cuando en noviembre de 2015 falleció su mejor amigo , seguramente Eugenia Kuyda no imaginó que de aquel [...]

¿Qué son los booktubers? Entrevista a José Martín Aguado

17/01/2019
José Martín Aguado es profesor de secundaria en un colegio de Madrid. Se ha dedicado al marketing y la [...]