Los teléfonos duermen fuera

01/09/2017

El mundo digital no deja de plantearnos desafíos. Hoy no es infrecuente leer o escuchar noticias sobre los peligros que acechan en la red, pero tampoco es excepcional oir hablar de las oportunidades que Internet nos pone ante los ojos, también en el terreno educativo. Para quienes se ocupan de ayudar a crecer a los más jóvenes, y siguen con interés el desarrollo de las tecnologías digitales, Internet se está convirtiendo a menudo en una fuente de reflexión y sabiduría práctica.

Una madre de familia con tres niños pequeños contaba recientemente a Interaxion una experiencia de este tipo. El episodio comenzó cuando, con su marido, decidieron dar por primera vez a su hijo mayor un móvil propio. El chico es responsable, educado (no lo dice solo su madre…) y saca buenas notas, pero se pasó la primera noche de móvil despierto hasta las tres de la madrugada, viendo vídeos en YouTube. La madre explicaba las consecuencias que causó este comportamiento del chico: conversación entre los papás, otra entre padre e hijo, y la decisión de añadir una costumbre a la rutina familiar: “a partir de ahora los teléfonos duermen fuera”. Pero para que la enseñanza tuviera efecto, pensaron, tenían que sumarse a la iniciativa, así que desde entonces los tres dejan el móvil fuera de la habitación antes de acostarse.

Este tipo de vivencias ayudan a recordar algunos principios importantes del quehacer educativo, válidos también en nuestras sociedades digitales. Uno de ellos es el “leading by example”. Hoy nadie duda de que niños y adolescentes pasan muchas horas de su tiempo “empantallados”, pero ¿qué podemos decir de los padres? Una encuesta realizada el año pasado a padres y madres con niños entre 8 y 18 años, revelaba que este colectivo emplea una media de 9 horas diarias delante de las pantallas, de las cuales solo el 18% se refiere a asuntos de trabajo. Un estudio más reciente acuñaba el término “technoference”, referido al daño que produce en las relaciones familiares el uso de dispositivos electrónicos por parte de los padres con niños pequeños.

En el proceso de crecimiento, mucho depende del buen ejemplo de quienes más nos quieren. Devorah Heitner, fundadora de Raising Digital Natives, no ha dejado de recordarlo desde la publicación de su libro Screenwise: los “nativos digitales” necesitan -y reclaman- la orientación y el ejemplo de sus padres en el manejo de la tecnología. Y, hablando precisamente del uso nocturno de los móviles, sugería: “si dormís con el teléfono, vuestro hijo pensará que es lo normal”.

 

Read more on Familia y tecnología

Read more

¿Qué es Messenger Kids?

03/01/2018
Facebook acaba de lanzar Messenger Kids , una aplicación de mensajería dirigida a niños de entre 6 y 12 años [...]

Sobre Einstein, la felicidad y el reto de la atención en la educación digital

27/12/2017
En 1915, Albert Einstein publicó su Teoría General de la Relatividad. Siete años más tarde, cuando se le [...]

¿Computación afectiva? La empatía como App de la educación digital

29/11/2017
El reciente lanzamiento de la familia de smartphones Huawei Mate 10 ha vuelto a despertar el debate sobre la [...]