Libro: Mindset

27/11/2017

La actitud del éxito

Autor: Carol Dweck

La doctora Carol Dweck es profesora de Psicología en la Universidad Stanford y considerada una de las más importantes investigadoras del mundo en el campo de la personalidad.

La principal idea de Mindset es que el éxito o el fracaso no dependen tanto de la capacidad innata como de la disposición mental ante la propia capacidad y talento. Carol cuenta que existen dos tipos de disposición mental: prefijada o de crecimiento. Las personas con una mente orientada al crecimiento ven la vida como una serie de retos y oportunidades para mejorar, mientras que las que tienen una mentalidad prefijada o preconcebida creen que el esfuerzo no merecerá la pena, pues hagan lo que hagan nada cambiará, especialmente si tienen una baja consideración de su capacidad. Las que tienen una alta consideración preconcebida de su capacidad consideran que su talento natural les permite no tener que esforzarse tanto como los demás y, en cualquier caso, procurarán evitar poner su alto concepto de sí mismas en retos nuevos o situaciones de riesgo.

Mentalidad fija vs mentalidad de crecimiento

Existen dos tipos mentalidades que definen nuestro pensamiento, por un lado está la mentalidad fija y por otro la mentalidad de crecimiento. Si reconocemos y utilizamos esta mentalidad de crecimiento, podremos conseguir el éxito no solo profesional, sino en cualquier faceta de nuestra vida.

Mindset nos propone preguntas acerca de nosotros mismos para entender cómo las ideas sobre nuestra personalidad y nuestra forma de ser, nos influyen en nuestro día a día y determinan nuestros actos en el presente. Propone cambiar las ideas preconcebidas que tenemos para poder potenciar nuestras posibilidades de éxito y de crecimiento personal.

¿En qué nos beneficia una mentalidad de crecimiento?

Los individuos pueden no ser necesariamente conscientes de su propio modo de pensar, pero ésta se puede discernir en función de su comportamiento. Es especialmente evidente en su reacción frente al fracaso. Los individuos de mentalidad fija temen el fracaso porque para ellos es una declaración negativa en sus capacidades, mientras que los individuos con mentalidad de crecimiento no temen el fracaso, porque se dan cuenta de su valor y de que es una forma más de aprender y mejorar.

Estos dos modos de pensar juegan un papel importante en todos los aspectos de la vida de una persona. Dweck sostiene que la mentalidad de crecimiento permitirá a una persona a vivir una vida menos estresante y de más éxito.

Esto es importante debido a que los individuos con una mentalidad de “crecimiento” son más propensos a seguir trabajando duro a pesar de los contratiempos. Esta teoría también ha sido trasladada a los niños y la enseñanza, por ejemplo, en los estudios llevados a cabo por Dweck, los niños que recibieron elogios tales como “buen trabajo, eres muy inteligente” se mostraron mucho más propensos a desarrollar una mentalidad fija, mientras que los cumplidos como “buen trabajo, has trabajado muy duro“, llevaban a los pequeños a desarrollar más fácilmente una mentalidad de crecimiento. En otras palabras, es posible animar a los estudiantes, por ejemplo, para persistir a pesar del fracaso, animandoles a pensar en el aprendizaje de una manera determinada.

Algunos consejos prácticos son:

* Presta atención a lo que dices a tus hijos y los mensajes que envías sobre su disposición mental.

* En lugar de elogiar la inteligencia o talento de tus hijos, céntrate en los procesos que desarrollaron. Ejemplos:

     1. “Eran muchas tareas y no eran fáciles. Admiro cómo te has concentrado en tu trabajo y has conseguido acabar todo.”
     2. “Ese dibujo tiene muchos colores bonitos. ¿Cómo lo has conseguido hacer?”
     3. “Has reflexionado mucho para conseguir hacer este trabajo. Me hace pensar sobre ese asunto de una forma diferente.”

* Cuando el niño hace las cosas mal, hay que ayudarle a mejorar con crítica constructiva que le ayude a entender cómo arreglar el problema, en lugar de etiquetar o excusar al niño.
* Analiza los objetivos que deseas que consiga tu hijo; tener un talento innato no es un objetivo, pero desarrollar destrezas y expandir su conocimiento proporcionándole información y medios para conseguirla y entenderla sí son objetivos en los que puedes ayudar a tu hijo.
* Sin embargo, no te preocupes si elogias a tus hijos por su bondad innata. Es importante que los niños aprendan que son básicamente buenos y que sus padres les aman de forma incondicional. El problema suele surgir cuando los padres elogian a sus hijos de un modo que les hace sentir que son buenos y merecedores de amor sólo cuando se comportan de la forma particular que complace a sus padres.
Son consideraciones importantes para los docentes: saber cómo debemos valorar y motivar a nuestros alumnos, para no ser contraproducentes con nuestros comentarios. Si queremos que nuestros alumnos tengan éxito en su tarea como estudiantes, debemos motivarles para que crean en si mismos y en su talento, más que premiarles por su talento innato.

El papel del docente cada vez más, ahora con las TIC, es el de un educador-orientador más que el de ser la fuente de información del alumno, como antes ocurría.

Compre el libro aquí.

Read more

Nuevo material recomendado: Lista de videojuegos 2017

14/12/2017
Como es costumbre, en Interaxion Group hemos elaborado una lista de videojuegos que sirva de referencia para [...]

Libro: Tsunami digital. Hijos surferos

11/11/2017
Guía para padres que no quieren naufragar en la educación digital Autor: Juan Martínez Otero "Empiezo a leer [...]

Libro: Irresistible

06/10/2017
Irresistible. The Rise of Addictive Technology and the Business of Keeping Us Hooked Autor: Adam Alter ¿Eres [...]