¿Alguna vez has leído la política de privacidad de Facebook?

16/04/2018

Después del gran revuelo que generó en la opinión pública global el escándalo de “Cambridge Analytica”, una consultora  británica que recibió de Facebook datos personales de 87 millones de usuarios para su utilización irregular en campañas políticas, el CEO de Facebook, Marc Zuckerberg, debió comparecer ante el senado de los Estados Unidos para explicar la situación y comprometerse a remediarlo.

 

Ahora bien, aunque lo delicado de la situación hace lógico que Zuckerberg haya tenido que contestar a todos esos cuestionamientos, desde la óptica de los padres y educadores este evento se presenta como una ocasión ideal para hacerse una pregunta: ¿alguna vez he leído la política de privacidad de Facebook? ¿Soy realmente consciente de todas las cosas que acepto –o dejo que mis hijos acepten– al abrir un perfil?

 

Este interrogante podría parecer banal, en la medida en que todos somos conocedores de lo que implica publicar en Facebook: lo que ponemos ahí pueden verlo nuestros amigos, los amigos de nuestros amigos, y probablemente cualquier persona que escriba nuestro nombre y haga una búsqueda más o menos sagaz a través de Google.

 

Pero esto no nos exime de hacer de nuevo la pregunta. Por eso, un buen ejercicio puede ser repasar algunas de las afirmaciones que Facebook hace allí, y algunas posibilidades de configuración que se nos han podido escapar simplemente por no haberlas leído nunca.

 

¿Qué tipo de información recopila Facebook?

 

Analicemos un momento lo que nos dice la propia Red Social:

 

 

Como se puede observar en esta foto, Facebook recopila todo lo referente a un post: qué se dijo, quién lo dijo, dónde lo dijo, a quién lo dijo. También recopila el tiempo que dedicamos a cada cosa. Es decir, la empresa no sólo tiene en cuenta lo que decimos, sino también lo que hacemos. Esto es bueno que los padres lo sepan y lo expliquen a sus hijos. Cada clic es un dato más que le ofrecemos gratuitamente a Facebook, y por tanto a las empresas de anuncios que trabajan con ellos.

 

 

Facebook recopila información sobre nosotros, pero que no le damos voluntariamente, sino que obtiene a través de nuestros contactos. Por eso, una buena política es intentar tener control sobre ese contenido en la medida de lo posible. Para eso, es útil ir a la configuración de nuestro perfil y decirle a Facebook que nos pregunte antes de permitir que un contacto nos etiquete o nos mencione.

 

Si hacer una transacción financiera a través de Internet requiere estar atento para nunca dar información que comprometa nuestra seguridad, hacerlo a través de Facebook implica ser un poco aprensivo. Nunca exageramos en lo que se refiere a tener a nuestros hijos seguros: por eso es muy importante ayudarles a ver lo inconveniente de pagar para jugar en línea o actividades por el estilo.

 

¿Cómo utiliza Facebook la información que recopila?

 

Lógicamente, en sus políticas de privacidad Facebook intenta mostrar que es muy respetuosa de la información personal de sus usuarios. Sin embargo, la empresa también deja claro que los datos que tiene, cuyo fin es “mejorar” la experiencia de la publicidad, pueden ser utilizados también en servicios que están fuera de Facebook. 

 

 

Como puedes observar, al ingresar en la sección de anunciantes (el cuadrado que señalamos arriba), Facebook te deja ver cuáles son las empresas que te tienen como público objetivo. En el caso particular del perfil de Facebook que utilizamos para preparar este artículo, ninguna de las tres empresas que aparecen allí habían recibido permiso del usuario para estar dentro de su lista de contactos. Pero bastó un clic quién sabe dónde, quién sabe cuándo, para estar ahí. Un ejercicio interesante es ir a tu perfil o al de tu hijo para saber qué empresas te tienen en su lista sin que tú lo supieras.

 

 

Detrás de cada información que proporcionas, hay un anunciante esperando para enviarte publicidad. Tú mismo puedes decidir si permites que esa información que diste puede ser usada como referencia.

 

 

Tú puedes decidir también si hay temas sobre los que no quieres recibir (o no quieres que tus hijos reciban) algún tipo de anuncio. Además de los que sugiere Facebook, tú puedes indicar otras temáticas sobre las que no quieres recibir ningún tipo de información.

 

 

Hay muchas cosas del mundo digital, que por su naturaleza pública, se nos salen de las manos. Pero también hay muchas otras que podemos controlar si estamos un poco más atentos. Basta dedicar unos minutos para leer la política de privacidad de los servicios que usamos.

Read more

Google apuesta por la concentración

11/06/2018
¿Alguna vez has abierto una aplicación para mirar algo concreto y has acabado invirtiendo horas enteras? ¿ [...]

Por qué no importa (tanto) la edad del primer móvil

30/05/2018
¿Quién se acuerda del día en que sus padres le dejaron ir solo al colegio por primera vez? ¿Y de la primera [...]

QualityTime y el espejo de Blancanieves

22/05/2018
Espejo, espejo mágico, dime una cosa, ¿Qué mujer de este reino es la más hermosa? Mi Reina, usted está llena [...]