Pornografía

La pornografía es sin, sin duda alguna, uno de los mayores males de nuestro tiempo. Para sus productores es una multimillonaria industria, pero para sus consumidores es un flagelo que azota continuamente y que puede afectar a todas las personas sin distinción: jóvenes, personas mayores, hombres, mujeres, matrimonios, familias enteras. Por eso es necesario ser conscientes de la gravedad del problema para ser capaces, con optimismo y esperanza, de formar a las personas y de ayudarles a salir de esa adicción que afecta a tantos individuos. 

Preguntas